Archivo de la etiqueta: alpinismo

Mailh Massibé (1973m)

  • Fecha: 7 diciembre 2019
  • Zona: Francia. Pirineos Atlánticos. Valle de Ossau
  • Acceso: Túnel de Somport. N-134. Escot. D-294. Col de Marie Blanc. Plateau de Houndas
  • Desnivel: 1200m
  • Distancia: 15.5km
  • Tiempo subida: 2h53′ Total: 5h07′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Los picos que bordean el col de Marie Blanc, entre le valle de Aspe y de Ossau, son prácticamente las últimas alturas del Pirineo por el norte. Al sur del puerto se elevan varios picos que superan los 1900m y son magníficos miradores de las planicies francesas hacia el N y del Pirineo hacia el S.

Como vengo desde el túnel de Somport, tengo que descender por el valle de Aspe hasta pasar el pueblo de Sarrance. Después me desvío a la derecha para ascender el col de Marie Blanc y descender 6 km por la vertiente E hasta la Capilla de Houndas. Enfrente de la capilla sale una carretera que sigo hasta donde está prohibida la circulación, aparcando en una explanada. Solo hay una furgoneta y un frnacés preparándose para salir. Como no veo demasiada nieve le pregunto si cree que son necesarias las raquetas  y, siguiendo su consejo, las pongo en la mochila. Realmente las utilizaré un buen tramo a la bajada, cuando la nieve ya está un poco más blanda.

Desde el Plateau de Houndas (870m) empiezo a andar por la carretera, entre varias granjas y campos de pasto. Cuando acaba el asfalto sigue una pista. En un giro a la derecha de la pista la ruta sigue recto (967m 0h12′) y vuelvo a conectar con la pista (1085m 0h28′) más arriba. A la subida sigo la pista, pero bajo por un camino más recto (que es la ruta BTT).

Subo, por tanto, por pista hasta que cojo un atajo a la izquierda (1120m 0h34′) con hitos que va cruzando la pista continuamente. Tras una fuerte subida por una vaguadita llego a la cabaña Les Bordes (1295m 0h52′) Voy por el lomo encima de la cabaña, pero casi mejor bajar a la pista y seguir hasta los carteles (1310m 1h01′), donde conectaré desde la ruta de bajada.

Sigo la pista que enseguida gira a la derecha, yo voy recto (derecha 1330m 1h04′), primero por el fondo de la vaguada, luego un poco a la derecha a media ladera. En un paso estrecho con nieve de pequeñas avalanchas tengo que ponerme los crampones, y continúo subiendo a media ladera hasta el Col d’Aran (1654m 1h22′). Hacia el NW están el Rocher d’Aran y el Pic de l’Ourlene, para otra ocasión. Hacia el S sigo más o menos el lomo que se introduce en un gran plateau con varios lomitos y mucha nieve.

Frente a mi tengo que superar una fuerte pendiente (al final un poco en oblicuo, peo solo necesito los bastones) y, cuando llego arriba, ya veo el Mailh Massibé y el Pic Montagnon. Me encuentro sobre el lomo que se dirige a la ladera del Massibé. Siempre en dirección S llego al cambio de pendiente para afrontar la pala final. Saco las raquetas de la mochila y las dejo ahí. Cojo el piolet (Col de Lansatté (1855m 2h38′).

La pendiente es fuerte y la nieve forma mucho zueco. La cresta me lleva directamente a la cumbre del Mailh de Massibé (1973m 2h53′). Aunque la vista es buena unas nubes oscuras, aunque no amenazantes, tapan bastante parte del cielo y cubren algunos picos a mi alrededor.

Desciendo hasta recuperar las raquetas (1870m 3h21′) y me las pongo en vez de los crampones, ya que el recorrido que visualizo parece bastante llano y la nieve ya está un poco blanda y pastosa. Me encuentro con un esquiador solitario, única persona en todo el recorrido. Dejo el Pic Montagnon para otra ocasión, con esta nieve me parece un poco arriesgado. Sigo hacia el NE y ENE por terreno en ligero descenso para tomar un lomo llamado Crête de Sède de Pan. Encuentro, sobresaliendo de la nieve, los postes que jalonan la ruta (camino 1710m 3h43′). Sigo la cresta alomada hasta empezar a girar a la izquierda (1605m 3h55′), descendiendo la ladera hasta tomar un camino.

Se llega a un hombro con un paso estrecho en descenso sin nieve, así que tengo que quitarme las raquetas; pero luego hay una ladera fuerte con nieve y saco el piolet, bajando entre nieve revuelta por avalanchas hasta la cabaña Crambots (1455m 4h16′). Desde allí una senda con hitos entre el bosque nevado ataja la pista que va al punto de confluencia con unos carteles (1310m). Subo a la cabaña Les Bordes para tomar la misma senda de subida hasta el aparcamiento en el plateau de Hondas (870m 5h07′).

Punta Suelza (2972m)

  • Fecha: 26 octubre 2019
  • Zona: Huesca. Sobrarbe. Valle de Gistain. Señés
  • Acceso: A-138.Aínsa.Salinas.A-2609.Sin.Señés.Collado Cruz de Guardia
  • Desnivel: 960m
  • Distancia: 12.3km
  • Tiempo subida: 2h22′ Total: 4h11′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Qué maravilla disfrutar de la ascensión a Punta Suelza en un día magnífico, con vistas insuperables y en completa soledad. Suelza es una montaña emblemática del Sobrarbe oscense, rozando los 3000m y situada en el centro de un círculo rodeado por Cotiella al S, Monte Perdido y Munia al W, Culfreda Batua al NE y Posets al E. La primera ascensión que se conoce es de 1873 por el famoso pirineista Henry Russel.

Mi ascenso de hoy es desde el valle de Gistain, tomando la carretera que sube a Sin y, antes de llegar a Serveto, una pista que accede al pueblito de Señés. La pista sigue por otros 10km hacia el collado de la Cruz de Guardia, el estado de la pista es relativamente bueno. Una señal informa de “finca particular”, pero se puede continuar hasta otra señal que prohíbe la circulación excepto vehículos autorizados. Allí aparco (2100m). El collado de Cruz de Guardia queda a la izquierda.

Continúo andando por la pista 2.7km, pasando a la vertiente NW (espléndida vista del macizo de Monte Perdido al amanecer) y faldeando la ladera del Tozal d’Escubillons en ligero descenso hasta el refugio de Pardinas (2105m 0h30′), donde acaba la pista y encuentro unos amplios prados y cercados para el ganado.

El camino no es claro entre el pasto, se sigue en dirección W, se atraviesa el riachuelo, se pasa junto a un abrevadero y se asciende por una vaguadita hasta otra cabaña (2175m 0h44′). Hay traza de senda y algún hito, pero en todo caso e objetivo es ascender hacia la derecha al hombro que tengo enfrente. Fuertes rampas herbosas me encaraman a este lomo que ya es la arista S de Punta Suelza y que tendré que seguir hasta la cima.

En esta primera zona herbosa apenas se ve senda, pero hay algún hito. La pendiente es dura y empieza a haber algo de nieve. Se llega a un gran hito (2648m 1h39′) desde ya me puedo asomar a la cubeta de los ibones de Barleto. La pendiente se suaviza, la nieve ya empieza a ser una cubierta constante y calzo los crampones. La subida se hace dura porque la nieve tiene una tenue costra que voy rompiendo al caminar y me hundo hasta el tobillo.

Hacia los 2850m el suave lomo se convierte en una torre rocosa  que se evita por la izquierda. Hay unos pasos por inclinadas laderas en las que extremo la precaución aunque se cramponea bien. Unas últimas rampas fuertes y, enseguida, la cumbre de Punta Suelza (2972m 2h22′). Aquí arriba hace frío, pero he hecho toda la subida en manga corta. La atmósfera es clarísima, las vistas excepcionales.

El descenso por el mismo camino hasta el aparcamiento (2100m 4h11′). El tramo de pista, que hago bastante rápido, es un poco pesado.

Hoher Dachstein (3004m)

  • Fecha: 4 julio 2019
  • Zona: Austria. Alta Austria/Estiria
  • Desnivel: 460m
  • Distancia: 5,26km
  • Tiempo subida: 2h05′ Total: 3h50′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Nos enfrentamos a la cima más alta de nuestro recorrido por Austria. El Hoher Dachstein es, además, la montaña mas difícil técnicamente que vamos a ascender; sin embargo el acceso es muy cómodo ya que un teleférico nos sube hasta los 2675m, salvando 1000m de desnivel. Combinaremos recorrido glaciar y ferrata por roca, una ruta espléndida. Curiosamente no hay acuerdo sobre la altura de este pico; las mediciones mas modernas y fiables indican 3004m, pero en muchos mapas y carteles se conserva todavía el dato de 2995m. La primera ascensión se realizó en 1832 por Peter Gappmayr por el glaciar de Gosau.

Para tomar el teleférico hay una carretera de pago, pero en la estación de arriba te validan el ticket del peaje para no tener que pagarlo. La primera subida es a las 7:45 y allí estamos puntuales como clavos. La tarde anterior habíamos hecho la reserva en la oficina de turismo de Radstadt.

Salimos de la estación de teleférico (2675m) descendiendo hacia el glaciar, donde hay pistas de esquí pisadas, pero no hay esquiadores, solo turistas para admirar el impresionante plateau glaciar. Ponemos los crampones y arneses. Pasamos por la izquierda de una enorme roca y ascendemos suavemente hacia el W por la pista. A nuestra izquierda, sobre un espolón, hay un refugio. Después una fuerte ascensión por la nieve hasta la pared del Dachstein.

Bajo la pared (inicio de la ferrata 2890m 1h22′) nos ponemos el casco y el disipador. La ferrata se ve bastante vertical. La sirga está muy bien colocada y las clavijas y grapas solo las justas, muchos pasos son de trepada por roca y algunos de los que yo llamo de pata larga. En esta zona el GPS pierde recepción. Tras unos 40′ de escalada llegamos a la cima del Dachstein (3004m 2h05′). En la cima hay gente, pero no mucha. Las nieblas vienen y van, pero nos permiten unas espectaculares vistas en los momentos que despejan.

A la bajada hay que esperar para dejar pasar a 2 o 3 grupos que suben. La última subidita para acceder a la estación de teleférico se hace pesada. Por esta zona hay un montón de gente paseando.Finalmente alcanzamos el teleférico (2675m 3h50′) y nos damos una vuelta por los espléndidos miradores que hay alrededor.

Tras el descenso paramos en un pueblo a tomar un café y nos dirigimos a nuestro 2º objetivo, el Schneeberg

Hochtor (2369m)

  • Fecha: 9 julio 2019
  • Zona: Austria. Estiria
  • Desnivel: 1620m
  • Distancia: 20.1km
  • Tiempo subida: 4h37′ Total: 8h35′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

El valle del Enns atraviesa de E a W el Parque Nacional Gesäuse. Al N y S del río hay dos imponentes macizos calcáreos. Al N el del Grosser Buchstein, nuestra 1ª ascensión; al S el del Hochtor, que con sus 2369m es la cima más alta del Grupo del Gasäuse. Su nombre significa “Puerta Alta”. Ya pudimos ver desde el Buchstein las verticales paredes de l cara N del Hochtor, pero nuestra ruta parte desde el S.

Aún nos levantamos 1/2 hora antes de lo acostumbrado, a las 4. Durante el trayecto en coche llueve a ratos, no sabemos cómo evolucionará el día. Al llegar al aparcamiento está nublado, pero calzamos las botas y en marcha. En nuestro equipo incluimos casco, arnés y disipador para ferratas, ya que nuestra información es que a partir del refugio se trata de una vía equipada con sirgas por terreno rocoso bastante vertical.

Iniciamos la marcha por el valle de Johnsbach . La localidad de Johnsbach se compone de dispersas casas a lo largo de la carretera. Aparcamos en una zona de aparcamiento junto a unos carteles que indican el inicio de la ruta a la izquierda de la carretera (Johnsbach 865m). Se sube por un camino. Desemboca en una pista que continúa a la derecha en descenso hasta la entrada de un granja. Justo antes de la granja sale una senda a la izquierda que se introduce en el hayedo.

El sendero es pedregoso y un poco barroso y el hayedo se va transformando en frondoso abetal. Dejamos otra ruta a la izquierda y seguimos a la derecha (1235m 0h48′). Después hay otra bifurcación a la izquierda (1445m). Llegamos a una hondonada llana con cabañas y vacas (1580m 1h50′). Nos cae alguna gota, pero luego parece que se ve algún trocito de cielo azul.

Desde aquí es más o menos llano, con algunas subidas y bajadas. Pasamos junto a una fuente y abrevadero (1635m 2h03′). Poco después hay un desvío a la derecha, seguimos recto, y ya podemos ver el refugio (Hesshütte 1699m 2h18′), situado donde termina la zona boscosa en un collado entre dolinas kársticas, bastante animado de gente; allí tomamos un té y seguimos (2h42′) atravesando la terraza del refugio.

El camino, a través de la pedrera, se acerca a la pared. Encontramos la 1ª sirga (1835m 3h15′). Nos envuelve una densa niebla, apenas se ven unos metros delante de nosotros, pero la señalización es tan buena, con las marcas roja-blanca-roja, que no hay posibilidad de pérdida a pesar de ser un terreno complicado. Probablemente perder la ruta nos metería en serios problemas.

La pared es vertiginosa, pero la subida se realiza por estratégicas repisas y chimeneas que no son difíciles. En la 1ª sirga nos equipamos con casco, arnés y disipador, pero ni siquiera nos aseguramos a la sirga porque es más fácil de lo que pensábamos. En la subida no encontramos a nadie, pero en la bajada sí que hay grupos subiendo y nadie lleva arnés.

Por fin se llega a la cresta, se faldea hacia la izquierda con algún ligero descenso y se sube a la cumbre (Hochtor 2369m 4h36′). No tenemos más vista que la niebla que nos rodea, pero ha sido una interesante subida y hemos encontrado la roca bastante seca. Pongo un enlace para que podáis ver la panorámica del Hochtor. El descenso es muy entretenido y las sirgas son de mucha ayuda, pero tampoco necesitamos asegurarnos a ellas.

Volvemos a pasar por el refugio (1690m 6h23′) y paramos un rato a descansar (salida 6h48′). El resto de la bajada se hace largo y mis botas mueren en el descenso, podéis ver la foto. Pero aun llego con ellas al aparcamiento (865m 8h35′).

Mañana es nuestro último día en Austria, así que vamos ya dirección Viena. De camino subimos al pico Stuhleck  (1782m). Se sube en coche por una pista de 4km, hay una estación de esquí. Es la montaña más alta de los Alpes Fischbach. Lo curioso es que está montaña es Plutón, me explico, hay un circuito de treking en el cual las diferentes montañas que se recorren se hacen corresponder a los planetas del Sistema Solar.

Pasamos la noche en Langenwang, en una especie de cabaña en un camping. Al día siguiente nos levantamos a las 3:45 para que Josan pueda subir el Klosterwappen; con su habitual rapidez empieza a las 5 y a las 8:30 ya está de vuelta. El resto de la mañana y un rato después de comer lo pasamos visitando Viena y ya por la tarde nos encaminamos al aeropuerto.

Termino con algunas fotos de Viena

 

Peyreget (2487m), L’Iou y Arazures

  • Fecha: 12 mayo 2019
  • Zona: Francia. Valle de Ossau. Portalet
  • Acceso: A-136. Puerto del Portalet. D-934. Parking l’Araille
  • Desnivel: 1080m
  • Distancia: 12.5km
  • Tiempo subida Peyreget: 2h22′ Total: 4h49′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Gracias, Donato, por ayudarme a poner los nombres de los picos en las fotos

Junto a su prestigioso hermano mayor Midi d’Ossau, el “pequeño” Peyreget también merece una visita. Una bonita excursión que ahora, con buena parte de la ruta nevada, constituye un recorrido alpino sin excesiva dificultad. Es un precioso día soleado, aunque frío en cumbres y crestas por el viento.

Pasado menos de 1km al norte del Portalet hay una zona de aparcamiento (en otras ocasiones bastante ocupada ya que es el punto de partida para el Midi d’Ossau), el parking de l’Araille (1730m). Cruzando la carretera se toma el camino hacia el refugio de Pombie, que a estas horas está un poco helado y resbaladizo. Se atraviesa sobre un puente el río Sénescau y, por extensos pastos, se pasa junto a la cabaña Sénescau (1815m 0h25′).

Grandes lazadas, que se pueden atajar un poco, ascienden la col de Soum de Pombie y luego, casi llaneando, al refugio de Pombie (2040m 1h21′). Poco antes de bajar al refugio me pongo los crampones y me voy a la izquierda, dirigiéndome hacia el col de Peyreget. No voy exactamente por el camino de verano, sino que aprovecho una línea más directa por la nieve. Las últimas rampas son fuertes, pero la nieve está perfecta para cramponear a gusto.

Col de Peyreget (2310m 2h02′). Bajo la imponente roca del Midi me voy a la izquierda subiendo la arista norte del pico Peyreget (2487m 2h22′). Hace bastante frío así que solamente hago unas cuantas fotos y estudio la bajada por la arista SW. Ya sin crampones, en un terreno bastante pendiente pero bien escalonado, encuentro una sendita pisada y se baja andando sin problemas entre piedras y tierra. La pendiente se suaviza y el terreno es más herboso llegando al col d l’Iou (2194m 3h05′).

Subo el suave lomo del pic de l’Iou (2217m 3h14′) y bajo al col de Arazures (2121m 3h26′). Para subir al Arazures primero es un lomo de tierra y hierba y luego una rocosa arista; es afilada pero se supera andando con algo de cuidado hasta la cima (Pic Arazures 2213m 3h35′).

Desciendo casi hasta el col de Arazures y me voy a la derecha (NW y W) a través de neveros por los que se anda bien sin crampones, con vista a conectar con el camino que viene del col de l’Iou. Conecto con dicho camino (camino del col de l’Iou 2120m 3h59′), ya sin nieve. Luego conecto con el camino del col de Pombie (2070m 4h19′) y sigo la misma ruta de la subida hasta el parking de l’Araille (1730m 4h49′)

 

Bisaurín (2670m)

  • Fecha: 16 febrero 2019
  • Zona: Huesca. Jacetania. Valle Aragües
  • Acceso: A-176 hacia Echo. A-2605 Aragüés del Puerto. Refugio Lizara
  • Desnivel: 1250m
  • Distancia: 9.63km
  • Tiempo subida: 2h38′ Total: 4h24′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Ya había subido al Bisaurín en varias ocasiones, pero hacía mucho tiempo, antes de que empezase este blog, y nunca en temporada invernal, así que quise aprovechar este magnífico tiempo y esta estupenda nieve para repetir ascensión. Parece que bastante gente tuvo la misma idea, porque el aparcamiento del refugio de Lizara estaba lleno y tuve que aparcar unos 300 metros más abajo en la carretera. Sin embargo el ascenso fue muy tranquilo y, de hecho, estaba solo en la cumbre.

El Bisaurín es una montaña muy señalada, el punto más alto desde el Somport hasta el Cantábrico. El acceso desde Lizara es relativamente sencillo, así que siempre es una cima frecuentada. La vista del Pirineo invernal en un día claro y soleado como hoy es fantástica.

Desde Aragüés del Puerto asciende durante 11km una carretera en buen estado y perfectamente limpia de nieve hasta el refugio de Lizara (1500m). Calzo raquetas y sigo el GR11 que se dirige al collado del Foratón y al refugio de Gabardito. Un poco más arriba hay una bifurcación (1640m 0h21′) que sigo a la izquierda (a la derecha va al circo de Berenera, valle de los Sarrios e ibón de Estanés). Se pasa junto a la fuente de Fonfría y se me rompe el ajuste de un bastón que tengo que arreglar con cinta americana. Por encima del barranco Cueva del Oso se va ascendiendo muy suavemente (WNW), hasta un amplio rellano donde empieza una fuerte cuesta hacia el collado que ya hago con crampones (Collado del Foratón 2015m 1h21′).

En el collado empieza a azotar el viento. Es cuestión de seguir cerca de la arista por fuertes palas hacia el N. El esfuerzo se deja notar. Se cramponea con seguridad por la nieve dura, pero la pendiente sigue aumentando. Ya muy cerca de la cumbre se gira a la derecha y en unos metros de flanqueo me encuentro sobre el Bisaurín (2670m 2h38′). La vista, como he dicho es impresionante, pero tampoco puedo estar mucho rato porque el viento es frío.

A la bajada extremo las precauciones y cramponeo con cuidado. Ahora sí que me cruzo con varios grupos de esquiadores. La nieve va estando más pastiza y hace bastante calor. Alcanzo de nuevo el refugio de Lizara (1500m 4h23′)

 

Nepal. Lobuche-Campo de altura-Pico Lobuche Oriental (6119m)-Periche

  • LOBUCHE-CAMPO DE ALTURA
  • Fecha: 26 octubre 2018
  • Desnivel subida: 420m Bajada: 155m
  • Distancia: 3.6km
  • Tiempo: 2h34′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Desayunamos a las 7 y tomamos caminos distintos. Antonio se baja a Periche con unos porteadores y el resto nos dirigimos al Campo de Altura del Lobuche.  Nos desea suerte y nos veremos pasadomañana. Desde Lobuche (4920m) el camino discurre más o menos como si volviéramos a Dzonghla para elevarnos por la ladera del valle por sendillas y girando poco a poco a la derecha (oeste) (Giro 4940m) ascendiendo hacia un hombro que baja desde el sur del Lobuche.

Enseguida encontramos el Campo Base (Lago 4890m) con una tienda muy grande y un par de tiendas pequeñas. Está casi a la misma altura que Lobuche pueblo, por lo que no merece la pena pasar noche aquí. Nos dirigimos, por tanto, al Campo de Altura por un vallecito que se estrecha y se vuelve más abrupto mientras va subiendo hacia dicho hombro. De hecho hay varias trepadas, una incluso con una cuerda para ayudarse. Siempre pensando en regular las fuerzas que mañana necesitaremos.

En lo alto del hombro (5260m) hay otro pequeño campo que dispone de 2 charcas de agua. También lo superamos y hacemos un descenso por zona de lajas de piedra girando al sur hacia una hondonada donde está alojado el verdadero Campo de Altura (5180m 2h20′), con un laguito, varias tiendas grandes y bastantes pequeñas.

Nos alojamos en 3 tiendas, 2 dobles y 1 individual para Rafa, junto a una tienda comedor y otra cocina. Antes de comer hacemos una exhaustiva revisión de material con Rinji y Dawa, preparando yumars, crampones, etc. Después nos preparan la comida y nos metemos a descansar en las tiendas, donde se está muy confortable con el calorcito del sol. Ya se siente esa ligera excitación que precede a una ascensión de altitud.

Tras la siesta preparo la ropa y el material para la escalada y cenamos temprano. Dormiré poco, tengo algo de frío en los pies, aunque en el cuerpo, con el chaleco de plumas, estoy caliente.

  • CAMPO DE ALTURA-LOBUCHE EAST
  • Fecha: 27 octubre 2018
  • Desnivel: 850m
  • Distancia: 4.6km
  • Tiempo subida: 4h23′ Total: 7h55′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Campo de Altura 5180m. Nos levantamos a las 12:30. El desayuno consiste en un bol de cereales y un té. También lleno el termo; va a ser muy agradable ir dando sorbitos de té caliente de vez en cuando. La noche está completamente despejada y no es demasiado fría. Salgo con 2 camisetas térmicas, forro polar, chaleco de plumas y chaqueta de plumas; pernas con mallas térmicas y pantalón cortaviento; enseguida me tengo que quitar la chaqueta.

La subida empieza por lajas de roca muy pendientes y con muchas trepadas, algunas con cuerdas fijas de ayuda. Suerte que las lajas agarran muy bien. No hay camino de ningún tipo, la ruta cuenta con hitos y Dawa sabe seguirlos en la oscuridad. La pendiente no da tregua.

Llegamos al punto donde pasamos de la roca a la nieve. La nieve está muy dura, pero se cramponea bien. Enseguida entramos en las pendientes más fuertes donde hay cuerda fija. Hay que usar el yumar para progresar y frecuentemente clavo la punta del piolet y las dos puntas delanteras de los crampones. Hay que trabajar duro la subida, esta pala tan potente es muy larga. De vez en cuando miro hacia arriba, pero no veo el final.

Con la luz de la luna en la nieve ya no hace falta el frontal. La pendiente continúa fuerte, a veces suaviza un poco, pero en ningún caso como para tomarse un respiro. El esfuerzo es siempre máximo. Clavo las puntas de los crampones con bastante confianza, los gemelos tiran. Como siempre en estos casos es cuestión de centrarse en el lento avance sin pensar en el final, solo en el paso siguiente, solo en hacer cada movimiento con seguridad.

Pero el final llega en un mogote de nieve que no estoy seguro de que sea una verdadera cima, sino una antecima. La cresta continúa a nuestra izquierda, pero adquiere tal complejidad que los guías dan por hecho que esta es la cima del Lobuche East (El GPS marca 5950m 4h23′).

Ha sido agotador. Justo en ese momento empieza a amanecer y se empiezan a iluminar las primeras crestas por el oeste. Al este el Everest y el Lhotse aún tapan la salida del sol. El glaciar del Khumbu, debajo de nosotros, aparece inmenso. Un amanecer alucinante, en medio del Himalaya. No hace muchísimo frío. Después de los abrazos y las fotos comenzamos el descenso.

Ahora las cuerdas se usan para rapelar. Al ser cuerdas finas se rapela muy rápido, pero bastante seguro porque los crampones clavan bien. Lo peor es que nos encontramos un grupo subiendo de unos 40 adolescentes de 16 a 20 años que son estudiantes vascos y nepalíes en una especie de intercambio. Van a ocupar la cuerda durante 1 hora. Una auténtica locura meter a chicos y chicas tan jóvenes y un grupo tan numeroso en un sitio como este. Algunos llegan arrastrándose a los seguros donde hay que cambiar el yumar al siguiente tramo, a veces pisan la cuerda con los crampones, en fin, penoso e increíble, como si un 6000 del Himalaya fuera una colonia veraniega.

Por fin podemos continuar el descenso. En las palas más fuertes rapelando y en las que son un poco más suaves, simplemente agarrando la cuerda fija. Cuando llegamos a la roca hacemos una pequeña parada. Desde aquí la montaña, a la luz del día, tiene un aspecto imponente. El campamento se ve aún muy abajo y toda la zona rocosa hay que bajarla con mucha atención.

Llegamos al campo de altura (5180m 7h55′) agotados. Bebemos algo y nos ponemos a recoger las cosas de las tiendas y preparar el petate, con pocas ganas, pero no queda otro remedio. Luego nos dan una sopa de noodles y verduras, pero solo 3 de nosotros nos comemos la mitad de la sopa, aunque sea un poco a la fuerza creo que es mejor para hidratar y meter algo de energía al cuerpo, que todavía nos queda una buena caminata.

Tengo que decir que empiezo a apreciar la ascensión días más tarde. Ha sido tan explosiva y estamos tan vacíos al llegar al campamento que casi no tenemos energías ni para alegrías. Poco a poco se va asentando la experiencia y el recuerdo de la subida va siendo cada vez más satisfactorio.

  • CAMPO DE ALTURA-PERICHE
  • Fecha: 27 octubre 2018
  • Desnivel subida: 150m Bajada: 995m
  • Distancia: 8.6km
  • Tiempo: 3h00′
  • Track GPS: wikiloc
  • VisuGPX

Campo de altura (5180m). Ya preparados, afrontamos el descenso hacia Periche. Bajamos por una senda directa al lago Cholatse Tsho y conectamos con la bifurcación que a la izquierda lleva a Lobuche y a la derecha a Periche (4800m). Paramos en un pequeño emplazamiento de lodges a la orilla del río Lobuche a tomar un té (Dukla 4600m 2h27′). Tomamos los asientos con ganas, pero a Rinji y Dawa también se les ve cansados.

Queda una kilometrada hasta Periche. Atravesamos el río y seguimos por su orilla izquierda, todo el rato con un fuerte y fresco viento de cara que sube encajonado por el valle. La última parte de la caminata se me hace un poco pesada.

Periche (4260m 3h00′)está a los pies del ama Dablan. Es un pueblo algo más grande que los últimos que hemos estado. Nos encontramos con Antonio que se alegra un montón de vernos llegar exitosos del Lobuche Oriental. El Himalayan Hotel está bastante más arregladito. La siesta cae con un sueño profundo. En la cena nos ponen los cubiertos dentro de una servilleta de tela y con vela en la mesa y toallita húmeda caliente para limpiarnos las manos ¡Qué lujo!.

Nos reencontramos con dos chicos navarros que conocimos hace unos días y que subieron el Lobuche ayer. Uno de ellos ha tenido congelaciones leves en un pie. Pensamos que seguramente no llevaban el calzado adecuado ya que ellos no contaban con porteadores. cargarían con el material muy ajustado y no tenían botas de altitud, que para un 6000 son imprescindibles.