Llena de la Garganta (2597m)

Picos de la Garganta

Por fin completo la trilogía de los picos de la Garganta o macizo de Aspe, después de haber intentado en dos ocasiones subir el Llena de la Garganta y no haber podido. Ver Aspe y Llena del Bozo

El Llena de la Garganta es el más complejo de los tres, si bien no es difícil, las dos rutas de acceso (hoy utilizo una para subir y otra para bajar) requieren encontrar el paso exacto para superar una muralla rocosa. Dichos pasos consisten en unas chimeneas que hay que trepar o destrepar y son algo expuestas.

Aparco al final de la pista asfaltada que asciende por el valle de Aísa hasta una puerta cerrada para el ganado (1485m). La pista continúa sin asfaltar (hay un trozo cementado) y se abre al precioso valle. Enseguida, oculto a la izquierda está el refugio Saleras (1570m) y cruzaremos el río Igüer a su orilla izquierda. La senda asciende por el lomo que separa el Igüer del Estarrón. Superamos un cartel donde se cruza el GR-11 (1735m), que viene del collado del Bozo al collado de la Magdalena, y un poco más arriba se encuentra un abrevadero (1860m 0h40′). A la derecha se ve el característico embudo de subida al Aspe (por donde bajaré) y mi camino continúa recto (N) para atravesar una pedrera (hitos).

Se asciende un canchal que se dirige a un paso estrecho que es un falso collado (2275m). La ruta se abre paso por la derecha del canchal, pegándose finalmente a la pared, la zona más cómoda. Por encima del falso collado el vallecito se vuelve a abrir un poco y nos lleva rápidamente a la brecha de Napazal (2330m 1h33′). Desde la otra vertiente alcanzar la brecha es delicado, es una pedrera pelada y con mucha pendiente. Me dirijo a la derecha (E) por una fuerte pendiente herbosa sin problemas hasta un colladito (2395m 1h45′) desde el que se ve la travesía horizontal por una pedrera que se dirige a una brecha muy visible en la cresta del Llena de la Garganta (travesía hacia el S).

Un poco antes de llegar a dicha brecha, una vira rocosa nos permite acceder trepando a la chimenea (2415m 1h58′) que supera esta muralla occidental del pico. Después de esta trepada se encuentra una ladera de piedra y hierba que conduce (E y NE) a la cima (2597m 2h20′)

En el descenso me voy pegando a la muralla S para poder localizar el paso que me permita llegar a su base. Voy descendiendo a través de unos pasos pedregosos bastante pendientes que se bajan con algo de cuidado pero sin problemas, hasta que se ve a la izquierda un gran hito. Ahí se abre la chimenea (2415m 3h00′) por la que se puede destrepar esta muralla sur. Se desciende a una estrecha faja en la muralla que se atraviesa horizontalmente hasta la enorme pedrera, más allá de la cual, se encuentra el Aspe. Continúo horizontalmente por una tenue senda en la pedrera, hasta que encuentro un zona de menor pendiente para empezar el descenso hacia la plataforma kárstica que constituye un laberíntico lapiaz de grietas y simas. A través de este lapiaz me voy abriendo camino hasta conectar con la ruta normal de subida al Aspe, por donde ya transita más gente.

Siguiendo hitos se llega a un estrechamiento (2185m 4h05′); es el final del lapiaz. Un rápido descenso hasta la parte alta del embudo (1960m 4h20′) que se veía desde el abrevadero y conecto finalmente con la ruta de subida para llegar al aparcamiento (5h00′)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s