Senderismo en la isla de La Palma

  • Fecha: 22/30 julio 2009
  • Zona: Isla de La Palma. Canarias
  • Excursiones:
  • Ascensión al pico Bejenado
  • Nacientes de Marcos y Cordero
  • Ruta de los Volcanes
  • Ascensión al volcán Teneguía y descenso al faro de Fuencaliente

La isla de La Palma es uno de los lugares más adecuados para hacer senderismo en Canarias. Rutas bien señalizadas, paisajes tremendamente variados, buen clima y la posibilidad de un baño en la playa después de la caminata, son algunos de los atractivos que nos animan a Esmeralda y a mi, junto con nuestras amigas Begoña y Pili, a pasar una semana allí y hacer 4 excursiones.

Los criterios para elegir las excursiones son varios: que no sean excesivamente duras en cuanto a desniveles y tiempos, que sean lo más variadas posibles en cuanto a zonas paisajísticas y que se desarrollen por toda la geografía de la isla de norte a sur.

PICO BEJENADO Y CRESTA DEL RISCO DE LAS CUEVAS

La primera excursión se desarrolla en el centro de la isla, en una zona de pinares, accediendo a una cumbre que nos permite tener unas magníficas vistas de las montañas de la Caldera de Taburiente.

Vamos por la carretera de Santa Cruz a los Llanos de Aridane. En el km.21 a la altura del Centro de Visitantes del Parque Nacional, tomamos la carretera LP 302 hacia el Mirador de la Cumbrecita. Nada más pasar el km.1 la ruta al Mirador de la Cumbrecita se va a la derecha, nosotros seguimos defrente. Se pasa un tramo sin asfaltar y, al poco de volver al asfalto, está el aparcamiento para empezar a andar hacia el pico Bejenado (Aparcamiento 1145m.)

Al principio es una pista hacia el N que enseguida se bifurca. Tomamos la ruta de la izquierda, cartel de pico Bejenado por petroglifo (bifurcación 1215m.), una pista que va junto al límite del Parque Nacional. Luego se toma un sendero que se introduce en el Parque, ascendiendo decididamente hacia el N, siempre bien señalizado y siempre subiendo por el interior de un pinar.

A 1387m. tomamos una desviación a la derecha que se acerca a unos petroglifos, grabados en la piedra de los antiguos habitantes de la isla. Volvemos de nuevo al punto del desvio y continuamos en diricción NW.

Llegamos a la cresta a un collado (Collado El Rodeo 1585m.), con vistas a la Caldera de Taburiente. El camino se desvía de la cresta, ascendiendo por la ladera sur zigzagueando hasta culminar en un nuevo collado (1836m.) y seguir la cresta hasta la cercana cumbre del Bejenado (1844m.). Comemos bajo una sombra mientras nos asedian los lagartos y lagartijas con tal descaro que llegan a meterse dentro de la mochila.

Con mucho calor y fuerte sensación de bochorno iniciamos el descenso. En el collado El Rodeo seguimos la cresta denominada Picos del Risco de las Cuevas dirección ENE, subiendo varias pequeñas cotas hasta un pico final (Pico NE del Risco de las Cuevas 1603m.)

Desde allí bajamos por el lomo SE que conduce de nuevo a la pista del principio en la bifurcación de la cota 1215m. y finalmente al coche.

NACIENTES DE MARCOS Y CORDERO

En la ladera NE de la Caldera de Taburiente se extiende un frondoso bosque de laurisilva por donde discurre el recorrido de hoy. La ruta nos muestra parajes extraordinarios de verdor, frescura y la habilidad humana para utilizar el agua, recurso escaso en la isla, de una forma tremendamente respetuosa con el medio. Aunque también nos depara una sorpresa ya que nos perdemos en la última parte del recorrido y tenemos que improvisar una solución de emergencia que, por suerte, nos sale muy bien, pero que hará que la excursión sea más dura de lo esperado.

También hay que destacar que el track GPS puede ser un poco confuso en algunos momentos porque nos encontramos en el interior de profundos barrancos y, a veces, pasando a través de túneles.

Justo antes de entrar en el pueblo de Los Sauces hay una desviación a la izquierda (la carretera LP 107) hacia el bosque de los Tiles. Es una carreterita de un solo sentido, el carril de la izquierda para coches y el de la derecha para caminantes. A los 2km. se llega a un aparcamiento y a la izquierda empieza a subir el camino (aparcamiento 780m.)

Estamos en un profundo barranco con las paredes cubiertas de vegetación. Nos introducimos en la laurisilva, donde los árboles más comunes son los tiles, parecidos a laureles, pero de hojas no tan duras y de un color verde un poco más claro. El bosque es tan denso que andamos bajo una oscura sombra.

Pasamos por un túnel nada más comenzar el camino, después vamos ascendiendo y la pista se transforma en una senda que acaba desembocando en el fondo de un barranco seco y, entre bloques de piedra, vamos superando un buen desnivel.

La subida es dura, de hecho nos encontramos a gente que, con muy poca preparación física, realiza la ascensión con mucha dificultad, completamente agotados. Poco a poco vamos adquiriendo perspectiva de los barrancos selváticos sobre los que nos vamos elevando.

Llegamos a los Nacientes de Cordero (1420m. 3h30′). A partir de este punto básicamente vamos a llanear un buen rato. Aquí el agua brota en forma de manantiales de la roca y se encauza por un canal que tendremos que seguir. El agua, filtrada por la montaña, surge en estas fuentes y se dirige por medio de canalizaciones y túneles a través de esta agreste topografía para ser utilizada en los pueblos de la costa. La exuberante vegetación que cubre las laderas es esencial para evitar una rápida evaporación de la lluvia y mantener un recurso esencial para las poblaciones de la parte baja de la isla.

Para nosotros es un lugar espectacular, donde hacemos una parada para comer entre el verdor y el frescor del agua.

Después de un túnel y una bajada se forman las casacadas y manantiales de los Nacientes de Marcos (1400m.). A nuestra izquierda el impresionante barranco con vegetación selvática, a nuestra derecha la pared cubierta de cascadas.

A partir de aquí pasamos por numerosos túneles, siempre con el canal de agua descendiendo a la derecha junto a nosotros. El primero de los túneles es una auténtica ducha y es muy divertido. Recordar que es imprescindible llevar un frotal y un chubasquero ligero.

El camino llanea pegado a la ladera, siempre con vistas espectaculares

Finalmente llegamos a la Casa del Monte (1327m. 6h30′), una caseta donde termina una pista. Según nuestra guía, para volver al coche hay que tomar la senda que sale de la terraza trasera de la casa, donde hay una fregadera y unas parrillas. Localizamos con cierta dificultad la senda y empezamos un vertiginoso descenso hasta que conectamos con un canal cubierto, por encima del cual sigue un camino (Canal subterráneo 1130m.)

Teóricamente tendríamos que llanear siguiendo este canal y después volver a descender rápidamente por la ladera de pinos con mucha pendiente hasta el camino del principio. Pero nos damos cuenta de que llevamos demasiado tiempo llaneando; según el GPS estamos prácticamente sobre la vertical del aparcamiento, 600m. por encima.

Ante esta situación, y siendo las 17h40′, decidimos volver a la Casa del Monte e intentar volver a nuestro coche llamando a un taxi todeterreno de los que suben por la pista desde Los Sauces. De hecho, la mayoría de la gente sube a la Casa del Monte en vehículo y hace el camino inverso al que hemos hecho nosotros.

Tenemos que subir unos 200m. de desnivel por un camino empinadísimo, dehaciendo el trayecto por sendas estrechas y casi hasta trepando. Al volver a llegar a la Casa del Monte nos podemos relajar por fin.

Allí una pareja de belgas están esperando un taxi. Al contarles nuestra aventura acceden a que bajemos con ellos compartiendo los gastos del taxi, y también se suman una pareja de madrileños que llegan con la idea de hacer el mismo recorrido que teníamos pensado nosotros.

Cuando llegamos al coche un guarda del Parque nos explica que ese sendero ya no es practicable porque un ciclón lo destrozó y sólo gente experta que ya lo conocía anteriormente puede subir o bajar por allí.

RUTA DE LOS VOLCANES

La ruta que hacemos hoy es una parte de un recorrido (GR131)que cubre toda la isla de norte a sur, siguiendo una cresta de volcanes que nace en la Caldera de Taburiente y, como una auténtica espina dorsal por el centro de La Palma, llega hasta la punta sur donde el volcán Teneguía se hunde en el Atlántico.

Desde la carretera que va a Los Llanos, al poco de pasar un túnel que atraviesa Cumbre Nueva, y antes de llegar al km.19, se desvía a la izquierda una carreterita que tras 8 km. llega a la zona de Recreo el Pilar (parrillas, mesas de pic-nic y zonas de juegos infantiles en un pinar). Allí aparcamos y empezamos a andar por el GR131 en dirección a Los Canarios (S). (El Pilar 1440m.)

Se va ascendiendo por un frondoso pinar. Tenemos vistas del pico Bejenado a nuestra espalda, y más al fondo el Roque de los Muchachos; también vemos abajo los Llanos de Aridane y la costa occidental de la isla.

Después de pasar el desvío que se dirige al pico Birigoyo a nuestra izquierda, empezamos a caminar por terreno volcánico. Evitamos los primeros volcanes por la ladera occidental para acceder finalmente a la cresta (1830m.) y subir, desviándonos a la izquierda, a la cumbre del Nambrique (1922m.), desde donde vemos tanto la costa occidental como la oriental.

Volvemos a la ruta principal y comienza la parte más espectacular del recorrido, con el cráter del Hoyo Negro y las laderas de lava de Montaña del Fraile, cráter del Duraznero y volcán de la Deseada (1940m.), nuestro objetivo final.

Terreno de lava que va desde el negro carbón hasta ocres, amarillos y rojizos, de una belleza desolada.

El camino está siempre muy cuidado y bien marcado. Todos ascendemos la cumbre de la Deseada y yo, además, doy toda la vuelta al cráter, subiendo la otra cumbre (cumbre oriental). En teoría podrían verse desde aquí las islas de Tenerife, Gomera y Hierro, pero la bruma lo impide.

La vuelta por el mismo camino es rápida, aunque con mucho calor, suerte de la brisa que sopla, a veces incluso un poco fuerte en las crestas.

TENEGUÍA

En 1971 se produjo una erupción que formó el volcánTeneguía. Actualmente el tramo más meridional del GR131 discurre entre el pueblo de Los Canarios, pasa junto a dicho volcán y termina en la punta de la isla, en el faro y las salinas de Fuencaliente.

Esta excursión puede hacerse de una forma muy cómoda si realizamos solamente el descenso a pie y luego se toma un autobús que, desde el faro, nos lleva de nuevo al pueblo.

Aparcamos en la calle principal del pueblo, por donde pasa la carretera (Los Canarios 710m.) y bajamos por sus calles hacia el Centro de Visitantes del volcán San Antonio (15′), donde entramos (3.50 euros) para ver una pequeña exposición y un video sobre la formación de las islas, especialmente La Palma, y las erupciones históricas del Teneguía en el siglo XVIII y en 1971.

El volcán San Antonio está justo al sur de Los Canarios. El GR lo bordea por el W, pero nosotros subimos por una senda hasta su cumbre (volcán San Antonio 632m.). Ya nos advierten que tengamos cuidado con el viento al subir y realmente hay un tramo antes de llegar a la cumbre en que sopla con mucha fuerza un viento cálido y reseco.

Al bajar recogemos las mochilas que habíamos dejado en el Centro de Visitantes y comenzamos el recorrido por el GR131

Tras rodear el volcán San Antonio, la senda desciende entre viñedos (de aquí sale el vino Malvasía) y luego nos adentramos por terreno volcánico.

Descendemos hasta un lugar denominado Roques de Teneguía (380m.) para tomar una bifurcación a la izquierda que sube a la cumbre del Teneguía. Otra vez hay viento fuerte, pero no tanto como antes. (Teneguía 427m.)

El paisaje es espectacular, de lavas y cenizas negras. La tierra, recién formada, apenas permite el crecimiento de algunas plantas capaces de enraizar en esta aridez, dando un toque de vida.

Seguimos en suave descenso hasta una carretera (149m.) por la que andamos durante unos metros, para dejarla enseguida hacia la izquierda e ir atajando por sendero las amplias curvas de la carretera.

Llegamos al faro de Fuencaliente (19m.) donde hay una pequeña exposición y también un video sobre la Reserva Marina del sur de la isla. Nos bañamos después en la playita que hay bajo el faro, pero conviene llevar unas sandalias para bañarse porque las piedrecillas te machacan los pies, no obstante es necesario refrescarse porque el día ha sido de extremo calor.

Damos también una vuelta por las salinas, un impactante contraste entre la sal blanca y el entorno de roca negra. Se pueden comprar tarritos de sal.

A las 15.45 tomamos el autobús nº 31 que vuelve  Los Canarios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s