Espigüete (2451m.)

Por primera vez me acerco a la montaña palentina, donde los tres picos más representativos son el Curavacas, Espigüete y Peña Prieta (aunque esta última se introduce en la provincia de Cantabria). El pueblo desde el que parte la ascensión es Cardaño de Abajo, subiendo en coche por una pista cementada que se dirige a unas grandes naves y aparcando junto a una cerrada curva a la derecha que va hacia las naves, mientras que de frente continua la pista de tierra cerrada al paso de vehículos. El macizo del Espigüete es perfectamente visible, una blanca mole calcárea.

La pista se introduce en unos bosques de robles, que se agradecen sobre todo a la bajada por la sombra. Por ella hay que andar unos 4 km. antes de dejarla desviándose a la derecha (Cardaño-fin de recorrido por pista 1h10’). Un ciervo atraviesa tranquilamente la pista, alejándose hacia el valle. Cuando dejo la pista ya se ve perfectamente todo el recorrido por la pedrera que conduce al collado al este del pico.

La primera parte es una ladera con vegetación; trato de seguir alguna traza de senda, pero apenas se vislumbra. Ataco la pedrera más o menos por el centro, encuentro algún hito de vez en cuando y zonas un poco pisadas, pero suelo seguir intuitivamente por los sitios más cómodos. En ningún momento hay una pendiente excesiva, por lo que, aunque hay mucha piedra suelta, tampoco presenta mayores problemas. En la parte final, con más pendiente, me voy pegando a la pared rocosa de mi derecha, por donde encuentro paso más cómodo y senda un poco más marcada hasta llegar al collado. Desde el collado una corta y fácil cresta conduce a la cima (Cardaño-cima Espigüete 2h30’ Desnivel: 1070m. Distancia: 6.11km.)

Además de la imponente panorámica de los Picos de Europa, desde la cima observo el recorrido que tenía pensado hacia el pico Murcia, aunque lo veo demasiado lejos al norte. Sin embargo como es buena hora comienzo a seguir la cresta hacia el oeste. Enseguida me doy cuenta de que cuando la cresta gira hacia el norte comienza un vertiginoso descenso rocoso para acceder a los herbosos collados de Arra, casi 400 m. más abajo. Demasiado complicado, decido volver a la cima y hacer la cresta en sentido contrario hasta la Punta Este (2447m.) que es fácil y solo tiene un paso que podría considerar como I+ (Cardaño-Cima Este 3h34’). Desde aquí hay una mejor vista del Curavacas.

Regreso al collado y comienzo el descenso, esta vez sin abandonar nunca la zona pegada a la pared este (ahora a mi izquierda) por donde veo que la senda continúa bien jalonada de hitos hasta desembocar en la pista, un poco más abajo de donde la dejé a la subida (conexión con la pista 5h20’). A la sombra de los robles me detengo a comer y media hora más de caminar para llegar otra vez al coche, con ganas de volver para subir el resto de los grandes de esta zona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s