Pico Canigou (2784m) y picos de la cresta Sept Hommes a Tres Vents

  • Fecha: 2 y 3 de julio de 2010
  • Zona: Francia. Pirineos Orientales. Parque Nat. Regional Pirineos Catalanes
  • Acceso: Puigerdà. Vernet-les-Bains

CANIGOU

 

Ascensiones realizadas con Josan Zugasti y su hijo Martín

Al macizo del Canigou se accede pasando a Francia por la frontera de Puigcerdà, siguiendo la carretera que va a Perpignan y desviandose en Villafranche de Conflent hacia Vernet. Desde alli se continúa por una carretera que asciende por el bosque y que prosigue por una pista en bastante buen estado hasta el refugio de Mariailles a 1680 metros.

Refugio Mariailles. Foto:Israelmasa

Esta comarca es considerada como parte del Pirineo catalán en el sur de Francia, y la cima del Canigou tiene en significado especial para el nacionalismo catalán. La noche del 23 de junio se hace una ascensión con antorchas y en la cima ondea una bandera catalana.

Desde el punto de vista geográfico también es una montaña muy significativa ya que, con sus 2784 m. y su proximidad al Mediterráneo, constituye un centinela tan magnífico de toda esta zona que fue considerado el pico más alto del Pirineo hasta el siglo XVIII.

barranco de Llipodere. Foto:Israelmasa

El 2 de julio afrontamos su ascensión por la ruta más alpina y bonita, la cara sur, puesto que su cara norte es mucho más corta y sencilla. Nosotros tenemos 1170 metros de desnivel saliendo desde el refugio de Mariailles por la pista que asciende hasta 1718 m. y luego desciende girando a al izquierda y cruzando el río por un puente a 1686 m. La senda está señalizada como GR 10 GR 36. Después hay que cruzar otro río aprovechabdo unos troncos caídos. El denso pinar se va aclarando cuando atravesamos un collado poco marcado que es el Col Vert a 1861 m. De nuevo cruzamos otro río, el río Cadí, y ascendemos en zigzag buscando una desviación a la derecha a 2010 m., entre pinos y matorral. La senda va a paralela al río Cadí por su orilla derecha y un poco elevados sobre el cauce.

camino GR 10.36. Foto:Israelmasa

Ranunculo. Foto:Israelmasa

Los arbustos están en plena floración, destacando las Genistas amarillas que casi dominan sobre el color verde. Un pequeño refugio de piedra, el refugio Aragó, es el punto deonde hacemos una pequeña parada, ya que es un lugar muy agradable, con unos árboles junto al río.

refugio Aragó. Foto: Israelmasa

Desde aquí progresamos por prados con suave pendiente y empezando a ver nuestro objetivo, el pico Canigou, rocoso y oscuro a la izquierda del macizo que tenemos enfrente.

Llanos del Cadí. Al fondo Canigou. Foto:Israelmasa

La senda zigzaguea por terreno pedregoso y la pendiente ahora manda regular un poco las fuerzas. El puig Sec queda sobre nosotros mientras vamos desviandonos un poco hacia la izquierda, dirigiéndonos al amplio collado de la Porteille de Valmanya. Seguimos cruzando en diagonal por debajo del pic Barbet hacia la brecha Durier que antecede la visible chimenea de roca más clara a la derecha del Canigou.

Portella de Vamanya, pic Barbet y la izquierda el Canigou. Foto:Israelmasa

Chimenea del Canigou y a la izquierda cima con la cruz. Foto:Israelmasa

Chimenea del Canigou. Foto:Israelmasa

Hay que lanzarse con decisión a trepar la chimenea, penúltimo obstáculo para llegar a la cumbre. Marcas amarillas guían nuestra escalada por roca buena y agarres claros. Los pasos más complicados son de IIº-.  Son unos 40 metros de desnivel que requieren atención y dan ambiente alpino a la ruta. Cuando termina la chimenea giramos a la izquierda, sólo nos quedan unos pocos pasos más de trepada y ya está la cima bajo nuestros pies, después de 3 horas de ascenso.

Cima del Canigou. Foto:Israelmasa

descenso de la chimenea. Foto:Israelmasa

refugio Aragó. Foto:Israelmasa

cruzando el barranco del Cadí. Foto:Israelmasa

llegada al refugio Mariailles. Foto:Israelmasa

El descenso por el mismo camino nos lleva al descanso del refugio. Además, tras la cena, un guía del Parque Nacional de los Pirineos nos da una charla sobre las rapaces del Pirineo, contándonos cómo identificarlas, sus costumbres, alimentación, distribución.

TRES VENTS

El segundo día, 3 de julio, amanece despejado y soleado como ayer. Nuestro objetivo son una serie de picos al sur del Canigou, con el punto más alto en la cima del Tres Vents, de 2731 m.

Salimos por la misma pista de ayer, pero en vez de descender hacia el río continuamos por la pista hacia el refugio de Llipodera y el collado de la Roquette (2083 m.). A su derecha un amplio lomo de hierba constitutuye el pic de Dona Pa de 2113 m. Bajamos de nuevo al collado y seguimos por la loma divisoria hacia el SSE subiendo al Pla de Guillem (2305 m.) y cruzando desde aquí por amplias praderas en dirección NE al collado de Bocacers. A partir de aquí tendremos siempre magníficas vistas del Canigou.

Pla de Guillem y Canigou al fondo. Foto:Israelmasa

cima del Sept Hommes. Foto:Israelmasa

Canigou desde la cresta Sept Hommes a Puig Roja. Foto:Israelmasa

Erigeron. Foto:Israelmasa

Una dura rampa por terreno más pedregoso conduce a la primera cima importante, el pic des Sept Hommes (2651 m. y 2 horas 50′ desde el refugio). Por cresta rocosa nos dirigimos al puig Roja (2724 m.) después de haber coronado la cima intermedia del Bassibés (2637 m.). Seguimos hitos y trazas de senda hasta el Tres Vents, cima que sobresale como una proa al SE de la cresta principal que se dirige hacia el norte, hacia el Canigou. Pero desde Puig Roja hay que superar antes la Porteille des Tres Vents, una punta Occidental, un collado entre la punta Occidental y Central, la punta Central y, finalemte, la cresta hacia el SE que culmina en el Tras Vents y que parece un mirador que quisiera asomarse al Mediterráneo, aunque al este, por debajo de nosotros lo único que hay es un impresionante mar de nubes. Al punto culminante de nuestra excursión hemos tardado 4 horas 50′. Sobre la cima del Canigou empiezan a formarse grandes cúmulos, pero por ahora el resto del cielo está despejado y no parece nada amenazante.

cima del Tres Vents. Foto:Israelmasa

Vovemos sobre nuestros pasos hasta el collado entre las puntas Central y Occidental e iniciamos un vertiginoso descenso hacia la cubeta de lagos que queda justo al norte y se denomina Gourgs del Cadí, entre 2400 y 2450 m. El camino hay que buscarlo primero por pedrera y luego por prados y rocas buscando algunos hitos y con algo de intuición. Los lagos son un apacible lugar y Martín se entretiene un rato observando peces y anfibios en sus orillas.

Descenso hacia los Gourgs del Cady. Foto:Israelmasa

Lago de los Gourgs del Cady. Foto:Israelmasa

Desde los lagos es fácil orientarse para conectar con la senda del Canigou, por donde pasamos ayer, en un ponto un poco más arriba del refugio Aragó. Junto al refugio también hacemos una parada para beber y comer un poco. Pero al cabo de un rato reiniciamos rápidamente la marcha porque ahora sí se cubre el cielo amenazadoramente y empezamos a oir truenos. Pronto comienza una potente tormenta, llueve copiosamente y caen rayos y truenos. Por suerte estamos ya entrando en la zona de bosque y la posibilidad de caigan rayos cerca de nosotros es menor que en espacios más abiertos o en zonas de crestas. Martín abre la marcha a paso rápido, de hecho vamos adelantando a todos los grupos que se dirigen como nosotros al refugio. Es cuestión de olvidarse de todo y avanzar lo más rápido posible aguantando el chaparrón y el frío durante una hora y media.

Llegamos al refugio empapados, después de 9 horas de excursión y, por supuesto, no hay fotos de este atropellado desecenso, así que sólo podéis ver la terraza del refugio totalmente encharcada.

Terraza del refugio Mariailles. Foto:Israelmasa

Como siempre después de estas tormentas, las perchas del refugio se llenan de ropa y mochilas mojadas y cuesta encontrar un espacio confortable donde cambiarse y dejar tus cosas empapadas. Pero una vez seco y esperando una cena caliente, te empiezas a olvidar de todo lo que has pasado. Además, cuando escampa, la luz del atardecer y el aire limpio tras la lluvia, ofrece buenas oportunidades para hacer bellas fotos.

Alrededores del refugio Mariailles. Foto:Israelmasa

Puesta de sol desde el refugio Mariailles. Foto:Israelmasa

El día siguiente vuelve a amanecer con chubascos y tormentas; nuestra idea de continuar haciendo otra excursión tiene que ser desechada. Nos queda visitar alguno de los pueblos medievales en nuestra ruta de regreso, como Villafranche de Conflent, Mont Louis, y también un paseo por el casco antiguo de Puigcerdà.

Iglesia de Villafranche de Conflent. Foto:Israelmasa

Calle de Villafranche de Conflent. Foto:Israelmasa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s